II.

Vómitos textuales

II.

¿Vaya comienzo, no?
Lo creías todo litio.
Ahora rehúyes el silencio
tras paredes transparentes.
Tus piernas, tobogán de mi locura.
Tus ojos, acantilado aquamarino.
Das la espalda al último atardecer
y pospones para mañana tu suicidio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s